viernes, 11 de mayo de 2012

Ravenor


 
“En un futuro desgarrado por la guerra, durante el cuadragésimo primer milenio, la Inquisición libra una lucha secreta contra los enemigos más siniestros de la humanidad —los alienígenas, los herejes y los demonios— para proteger el Imperio del Hombre y las almas de sus habitantes.  El inquisidor Gideon Ravenor, antiguo pupilo del inquisidor Eisenhorn, de infausta memoria, es uno de los pocos elegidos para librar esa lucha. En el inicio de su carrera quedó tullido en el atroz episodio de la Puerta Espatiana, en Tracian Primaris, y confinado en un sistema de soporte vital que le impide el contacto físico con el resto del universo.”

El primer libro de esta trilogía escrita por Dan Abnett nos sitúa en Eustis Majoris, mundo industrial devorado por las lluvias acidas provocadas por su industria pesada, y capital burocrática del subsector imperial Ángelus. Sector en el cual se ha detectado un creciente comercio de unos extraños cristales llamados flejos que parecen tocados por la disformidad. Así que con el objetivo de descubrir el origen de estos cristales el grupo de agentes del inquisidor Ravenor comienza una investigación de incognito que los llevara a recorrer desde los más bajos fondos de las ciudades colmenas hasta más allá de las fronteras del espacio imperial. 

Y durante el camino que emprenden se nos describe muy bien como es una pequeña parte del enorme universo del Warhammer 40000, los circos imperiales, los pequeños traficantes, los mercaderes independientes y de paso nos da un montón de ideas para unas cuantas partidas al Dark Heresy o incluso al Rogue Trader. Aun diría mas si después de leer este libro  no te apetece ni un poco jugar a uno de estos dos juegos creo que nada lo conseguirá.

Puntuación: 7/10


Publicar un comentario en la entrada