viernes, 5 de julio de 2013

El tambien es Leyenda: Richard Burton Matheson (1926 - 2013)






Se nos ha ido uno de los grandes y desde aquí quiero dejar un recuerdo/homenaje para el escritor de la segunda mejor novela de vampiros de todos los tiempos: Soy Leyenda (la primera, claro, es Dracula de Bram Stoker), además también es el autor de  otras novelas como El Hombre Menguante, El Ultimo Escalón, Mas alla de los Sueños,  y de muchas otras novelas y cuentos cortos. Muchas de estas obras después han sido llevadas al cine o a la televisión con más o menos éxito. Y probablemente las mejores son aquellas en las que el mismo participo como guionista, como en su etapa de éxito en La Dimensión Desconocida.  Una serie de ciencia ficción y/o terror que influiría en toda una generación de escritores y directores como Steven Spielberg, Joe Dante, Robert Zemeckis, Stephen King, y otros mas actuales como Richard Kelly y M. Night Shyamalan entre otros.

Un pequeño fragmento de Soy Leyenda para que podais ver cual es el ambiente de la novela:


"Se sentó, malhumorado, en un taburete junto al vertedero y sacó un cuchillo. Primero, fue separando los pequeños dientes rosados entre sí, luego los cortó por la mitad. El acre y penetrante olor inundó la cocina. Puso en funcionamiento el acondicionador de aire y atmósfera quedó bastante limpia. Luego, con un punzón, practicó un agujero en cada mitad de diente y las atravesó con un alambre hasta formar unos veinticinco collares. En un principio colgaba estos collares en los  cristales, pero la pedrea le había obligado a tapar todos los cristales con madera terciada. Finalmente había sustituido estas maderas por tablones, con lo que la casa se había convertido en un lúgubre sepulcro; pero había puesto fin a aquella lluvia de piedras y vidrios rotos que entraba todas las noches en las habitaciones. Y una vez instalados los tres acondicionadores de aire, se pudo respirar mejor. Un hombre puede acostumbrarse a todo.



Cuando tuvo terminados los collares, salió y los clavó en los tablones de las ventanas, y retiró luego los viejos porque ya habían perdido casi todo el olor.

Realizaba este trabajo dos veces por semana. No había otra forma de defenderse mejor que ésta, por el momento. 


¿Defenderse?, pensaba a menudo. ¿Para qué? Durante la tarde pasó el rato haciendo estacas. Con la ayuda del torno reducía los tarugos de madera a estacas de veinte centímetros. Luego les afilaba la punta en la piedra de esmeril. Era un trabajo agobiante y monótono, y el aserrín flotaba en el aire con su tibio olor y le penetraba los poros y los pulmones, y le provocaba la tos.


Pero las estacas nunca alcanzaban, independientemente de las que hiciese. Y los tarugos escaseaban cada vez más. Pronto tendría que usar tablas. Pensó, irritado, que eso sería el colmo. Todo era demasiado deprimente y debía pensar en cambiarlo. ¿Pero cómo, si no podía dedicar ni un minuto a pensar? Mientras torneaba, el altavoz del dormitorio dejaba llegar el sonido de la Tercera, la Séptima y la Novena de Beethoven. Con la música llenaba el terrible vacío del tiempo. A partir de las cuatro de la tarde empezó a contemplar el reloj de pared. Trabajaba en silencio, con los labios apretando el cigarrillo, los ojos clavados en el taladro que mordía la madera sembrando el suelo de un polvo blanquecino.



Las cuatro y cuarto. Las cuatro  y media. Las cinco menos cuarto. Sólo faltaba una hora y los  asquerosos bastardos rodearían la casa. Tan pronto como se pusiera el sol, aparecerían."

Ademas tambien os dejo unos cuantosarticulos y reseñas: La espada en la tinta , La Fraternidad de Babel,   El Emperador de los Helados, 

Un par de articulos acerca de  The Twilight Zone: 1, 2 , 3

Un episodio guionizado por el: Pesadilla a 20000 pies



Publicar un comentario en la entrada