viernes, 1 de abril de 2016

Mis cuentas pendientes

Bueno, ya que no tenemos tiempo físico para jugar a más de un juego a la semana y, por lo que parece, mis tres minions crecen a una tasa de crecimiento de lo más normal y no podré hacer un grupo de juego para entresemana con ellos hasta dentro de al menos 4 o 5 años (si todo va bien) y para eso como mucho al Magissa, pues doy por inaugurado esta sección en la que hablaré escuetamente de los juegos a los que me gustaría jugar y por que motivos me gustaría. No os esperéis una reseña en firme (jajaja, ¿alguna de las que he hecho lo son? XDD), pero si dos o tres cosas por encima que me han gustado y con las que me quedo en mi malévolo corazoncito. Sentíos libres de comentar lo que penséis sobre el juego en cuestión o el tiempo, el paro, el fútbol o lo que os parezca...  

Hagamos uno pequeñito de prueba para ir viendo como irá esto: 
Esta primera entrada sobre Mis cuentas pendientes tiene que ir obligatoriamente (y como no podría ser de otro modo) a...
 El Juego de Rol del Capitán Alatriste. 

 Por qué? Pues porque me he debido leer el libro unas 4 o 5 veces. Me encanta leerlo, sus dibujos me inspiran, me mecen hasta llevarme a otros tiempos y lugares y... bueno... me molan un mazo.
Las reglas son sencillísimas, el mundo es más que atractivo y hasta las partidas oficiales están bastante bien. En otra época me encantaron los libros del  *^¿?*^ de Pérez Reverte (pero sólo los de Alatriste, ojo!) y hubo alguno que llegué a leerlo y releerlo hasta cuatro veces. Gracias a esto, yo que me declaro celtófilo, vikingófago y medievalista a mas no poder descubrí una nueva etapa que desde hace bastante tiempo me gusta y me hace intentar saber más de ella. 

Anda que no habría molado en la serie un enfrentamiento con el Águila Roja... Bueno, queda el Ministerio...




Entonces...¿Why not?
Bien... Malhadado sean el maese Ricard Ibañez por hacer las cosas tan bien y al maese Jose C. (de Santiago de Compostela, que él bien sabrá como continúa ese apellido) por haberme mostrado el mundo de la Villa y Corte en un Aquelarre que, aunque tenía más que leído y trillado, me abrió la puerta a una nueva manera de entenderlo y de la cual no he podido deshacerme hasta hoy (siempre que se me ocurre una partida, surge la Villa y Corte por doquier, con Valentones, matamigos, Lebrijanas y Quevedos por aquí y allá y ya veo que me gustaría jugar al Capitán Alatriste, pero...¡No mientras haya Aquelarre y pueda tirar 1D100! Aunque nunca jugaré, gracias por haberlo escrito y diseñado tan bonito...ya que seguro que he de volver a leerlo, aunque sólo sea por placer.


Queridos maeses y magísteres, amigos todos... queda inaugurado este pantano... ejem! esta sección!
Publicar un comentario en la entrada