martes, 2 de mayo de 2017

Pestilencia (Espada magica para Clasicos del Mazmorreo)


Creada hace ya un milenio en una dimensión distinta a la nuestra por Humungu el Apestoso en un intento por congraciarse con su señor Nimlurun, después de haber tomado  unas cuantas decisiones desacertadas que le granjearon el desagrado de este ultimo, y en cuya fabricación se utilizo, entre otros componentes,  el corazón de hierro de un meteoro caído de las estrellas, los intestinos sanguinolentos de un campeón al servicio de Ahriman, y las glándulas venenosas de la temible Manticora de la Montaña del Pico Blanco.

Las crónicas nos cuentan que con la forja de este arma Humungu se granjeo de nuevo el favor de su señor ya que muchos campeones de Nimlurun portaron esta espada con altanería y orgullo. Campeones de la talla de Eldrich el Mugriento, el cual intento acabar con el Dragon del Sotano del Mundo y hacerse dueño de todo su botín de trastos y recuerdos, aunque hay que decir que sin mucho éxito, o Fritch el de las Muchas Pústulas, que blandiendo esta poderosa arma se hizo con el control del gremio de mendigos de Punjar difundiendo entre ellos la gloria de su Dios.  Y así muchos otros hasta que finalmente su rastro se perdió en el lejano norte de Aereth, en una conflicto entre el  ya desaparecido Imperio de Arkhat y una horda del Caos comandada por dos poderosos hermanos servidores de Ahriman. Por lo que se ha conseguido averiguar Gug el Insondable, un eficiente asesino al servicio del señor de la Pestilencia, se infiltro entre las fuerzas de estos hermanos con la intención de subvertir sus planes y si fuese posible asesinarlos. Pero aunque estos fueron derrotadas sus cadáveres nunca fueron hallados al igual que el del Gug y la poderosa espada que blandía. Así que desde aquella aciaga fecha los servidores de Nimlurun continúan en la búsqueda de Pestilencia para volver a consagrarla al servicio de su señor, haciendo cualquier cosa y pagando cualquier precio que sea necesario para ello.

En cuanto a la suerte de Humungu se dice que tras la creación de esta espada se vio bañado por los favores de su señor y de sus seguidores, y que paradojicamente esto fue lo que le llevo a su fin, ya que desgraciadamente un buen día el techo de su laboratorio se hundió bajo el peso de todo los regalos y material de experimentación  acumulado provocandole la muerte por asfixia.

Pestilencia

Espada larga +1, Azote de Ahriman
. 110 cm de hoja fabricada con un acero de color blanco lechoso y sin inscripciones visibles.

Alineamiento: Caótico

Inteligencia: 6.

Forma de comunicación: Empatía.

Personalidad: Se siente a gusto en ambientes oscuros, desordenados y preferentemente sucios, y así se lo hace saber a su portador emitiendo señales de agrado o desagrado. Si este hace caso omiso es capaz de intentar controlarlo durante la noche (Vol CD 12) para que rompa alguna cosa, rasgue la ropa, tire cosas por el suelo... Con esos pequeños detalles ya se encontraría satisfecha. Si por el contrario no se encuentra a gusto cada vez transmitirá mas malas vibraciones a su poseedor, provocandole dolores de cabeza y malestar (-1 a Vigor mientras siga esta situación) e incluso  le podría negar el acceso a sus poderes.

Azote: Neutralizar; tras un impacto directo a un servidor de Ahriman la espada le impide utilizar uno de los poderes naturales durante un día entero;  En caso de no tener poderes se le aplicara a la victima un penalizador de -1 acumulativo en las tiradas de ataque por cada impacto directo (desparecerá al cabo de un día)

Propósito Especial: Imponer el dominio y el poder de Nimlurun, Su Gran Apestosidad, sobre el resto de dioses del Caos.
.
Poder: Gangrenar. Con un impacto directo a una criatura "viva" (no afecta no-muertos ni a constructos) la herida comienza a gangrenarse a gran velocidad provocando 1d4 adicional en el primer asalto y un d2 en cada asalto siguiente mientras que el objetivo no supere una tirada de salvación de Fortaleza de CD 10.

Inconvenientes: Como arma consagrada al señor de la Pestilencia su posesión provoca que una parte de su aura se manifieste en nuestro mundo, en este caso esta manifestación es un fuerte y desagradable olor a carroña y putrefacción que poco a poco va impregnando al portador sin que exista ningún medio mundano o mágico conocido capaz de remediarlo o atenuarlo. (-1 a Personalidad cada semana hasta un -4 máximo). Este olor es tan intenso que podría atraer a animales o monstruos que se alimentan de carroña, y por supuesto es bastante desagradable para los seres civilizados. Ademas en presencia de los servidores de Ahriman unas runas brillantes con el nombre y títulos de Nimlurun aparecerán en la superficie de la espada y el hedor se incrementara de tal manera que todos aquellos que no le sirvan (incluido el portador) sufrirán fuertes arcadas (-1 a las tiradas de ataque en un radio de 6 metros, tirada de salvación de Fortaleza CD 15) 

Publicar un comentario