sábado, 27 de enero de 2018

Entrada Especial de Saturnalia: Un vistazo por encima a este año rolero de los Veteranos de la Hoja Blanca.

Edito a día 27 de Enero de 2018:
Como veréis, la entrada estaba pensada para Navidad aunque entre pitos y flautas, fue quedando como borrador hasta ahora. Ahí os va!

Por cierto: Desde Aventureros inc. queremos hacer mención especial por el que siempre consideraremos uno de los nuestros, aunque no lo hayamos conocido en persona, y aunque haya partido a Valhalla antes que nosotros, esperamos nos guarde una silla a su lado, para las eternas partidas con Gary Gigax. ¡Gracias por todo, hermano de armas! ¡Que descanses en paz, Humuusa!


Opa ahí!!
Ante todo saludos a tod@s e Bo Nadal e Saturnalia!

Vamos a hacer un pequeño repaso de los juegos jugados este año. La verdad que poco hay que decir, eran juegos, al menos en su mayoría ya conocidos y ya se sabe, lo bueno conocido...

Héroes de Umbral en Adventurer, Conqueror, King. El sistema que tan bien nos había funcionado y tanto me había molado al principio, me asqueó hasta la nausea de esta vez. Como el C&C, la inconstancia de los jugadores (hoy jugaba un guerrero, un caballero y un mago y el próximo día un ladrón, un clérigo y un paladín, y pasábamos más tiempo hablando de lo que había pasado la sesión anterior que jugando), me acabó aburriendo (y cuando el máster se aburre...o mata, o cambia de juego. Yo cambié de juego.)

Castles &Crusades: Aborto de Dark Camelot. No hubo constancia en los jugadores y yo me aburrí de cambiar de pjs cada día, la verdad. Hubo días míticos, como el caballero huyendo del Ghast y los vikingos mirando y diciendo... ¡Joder, ¿porqué no habré fallado yo la tirada?


Fantasy Age:  Los Héroes de Umbral se movieron de nuevo de sistema y jugamos algunas partidas en este sistema. A mi me gustó mucho (como siempre) pero por el sector mágico no les convenció y les pareció que la magia no daba opciones suficientes para resultar atractiva. En fin.. podría ser, podría ser...A  mi me hizo plantearme cosas que creía inamovibles y, tal vez, hay entornos que mejor no moverlos de su sistema madre.

La casa del sabio de Cenotafio
Pathfinder: Tras el aborto de Fantasy Age, pasamos a Pathfinder en lo que la campaña (para mi, por lo menos) dio un vuelco interesantísimo y nos metimos en un fregao tela, con dioses extraplanares, meteoritos y demás... Brutal, pero jugamos poco, la verdad.

La llamada de Cthulhu en la América pantanosa y las plantaciones de Algodón. Impresionante, como siempre. Fon cuando no dirige a mierdas indie se sale. ;D

Quinta: Sólo jugamos dos partidas y fueron bien. ¿Probamos el sistema? Ni de coña. No dimos ni una sola tollina en los dos días. Habrá que ver que tal, aunque de momento a mi la partida me gusta.

Partidas en Metrópolis Nights:
Hago un apartado especial porque fueron algo diferente y a juegos que no solemos jugar.
Este año solamente hubo 2:
Esoterroristas, dirigiendo Pablo: Muy bien. Partida One-Shot para conocer el sistema. Me moló el juego y lo jugaría si tuviera tiempo, pero por desgracia no lo tengo.

Openquest 2: Muy bien. Muchas risas y creo que se notaba el sueño cuando los pjs no se daban cuenta que estaban a las afueras de un pueblo y se preparaban para sobrevivir en un trasfondo aislado y hostil y el pueblo tras una colina. El Openquest: Un juegazo, la verdad. Rápido y Sencillo. El trasfondo de Crucible of Dragons no está mal. Habrá que seguir este 2018. 

Bueno, pues hasta aquí las partidas de este año.  Creo que no me dejo ninguno.

En la próxima entrada, juegos que compré/tiré el dinero y en los que si que lo veo aprovechado.
Nos veremos!


Publicar un comentario