domingo, 4 de marzo de 2012

4 años no es nada...

Pero ese es el tiempo que hace que falta nuestro maestro. Que los dados te acompañen, Gary, dondequiera que estés.

Un saludo.
Publicar un comentario en la entrada