miércoles, 20 de abril de 2011

Aquí y ahora

Al jugador de rol le gusta más jugar en mundos fantásticos o de ciencia ficción y menos mal que es así, no quiero pensar en el trabajo que tendría un director de juego prolijo a la hora de dirigir una partida en la actualidad, principalmente debido a la labor de documentación requerida para hacer una partida como es debido. Se puede argumentar en contra que juegos como la Llamada están ambientados más o menos en la actualidad, si bien se trata de un escenario bastante trabajado y concreto, y con el arraigo suficiente en el cerebro del reptil rolero, es decir, se considera un juego en sí, y el jugador muchas veces tiene una percepción de que se trata de algo del estilo investigadores vs monstruos, lo que no hace que deje de ser divertido, por supuesto, pero la realidad es secundaria frente a la fantasía. Las ideas son un poco vagas a la hora de percibir el mundo, es decir, en la Llamada raro es el jugador que sabe quién es el presidente de los EEUU en ese momento.
Cuanto más nos acercamos al presente, menos ambientaciones nos encontramos, y gran parte de estas son tan fantásticas que no hacen más que el cambiar este presente e incluso el pasado. Desde mi punto de vista jugar en el mundo actual en un estilo realista es una opción llena de posibilidades, vamos, como todo lo que puedes ser en la vida. Es relativamente fácil documentarse sobre temas y más desde el acceso generalizado a Internet, ya que ahí encontramos un montón de información de todo el mundo, además desde fuentes oficiales, que se sin ser esa su intención, pueden convertirse en unas herramientas de apoyo muy útiles, muy empleadas por técnicos en comercio exterior por cierto, y aquí van dos de ejemplo:
The World Factbook: este va de primero porque es algo muy friki, ya que se trata de una publicación anual de la CIA en donde le pega un vistazo a todos los países que los EEUU reconocen como tales. Datos geográficos, económicos, políticos, idiomas, militares, etc… vamos, que para empezar a investigar está bien, ya que son datos un poco a grosso modo, pero nos sirven para saber donde pisamos. Descarga gratuita, claro, aunque igual la CIA te empieza a investigar. Una web siempre interesante, con bastantes más documentos.
Por si no llegaba con la competencia
Fichas-país: publicadas por el ICEX (Instituto de Comercio Exterior) y las oficinas comerciales de las embajadas, donde obtenemos algo más de información. Obviamente están dirigidas a gente que quiere negociar en el extranjero. Por lo general, además de los datos geográficos, demográficos, económicos y todo eso, nos encontramos con anotaciones sobre las costumbres del país y cómo comportarse y negociar, recomendaciones para tratar con el personal y datos interesantes como horarios comerciales, festivos, etc… Creo que eran de pago, pero alguna se encuentra por la red. También podemos encontrar documentos análogos de organismos extranjeros, y sin tener que tirar de Wikileaks.
Bien, ya he largado el rollo y diréis, ¿no es complicarse mucho la vida? Bueno, depende de lo que quieras hacer. Si tus jugadores tienen que ir a negociar con unos chinos, no hagas que los chinos sean misteriosos porque sí y punto, no es así, en Internet tienes analizado cómo son los chinos y cómo tratar con ellos. Igualmente un inglés no se comporta como un italiano. Creo que estos matices pueden ser muy enriquecedores para la partida y se trata de una información que está al alcance de todos.
En serio, ¿en qué manual viene cómo tratar con este payo?
Retomo el tema: dirigir en la actualidad está lleno de posibilidades, sean basadas en hechos reales, donde sólo necesitas mirar el periódico, o inspiradas en frikadas contemporáneas estilo Supernatural , Fringe, James Bond o multitud de series y películas, o incluso la flipada de la Singularidad. Para el director de juego la información es ilimitada, de hecho tanta información puede ser el problema, si bien puede hacer realmente lo que desee. También tengo la impresión de que otra cosa que le resta atractivo es que el mundo real se puede hacer demasiado grande e incontrolable, ya que si quiero dirigir con fundamento a MERP sólo necesito haber leído tres libros de Tolkien y el propio MERP, con la Llamada igual y en otros casos me llega sólo con el manual básico, estilo Earthdawn, Ciberpunk… Otro problema de la actualidad es lo rápido que todo se queda desfasado, ains, con lo que me había gustado el Catálogo Charlie y a los dos años ya no existían la mitad de los coches que en él salían, aunque en su momento pude emular a Roger Moore en una persecución por Madrid en un R5 Copa.
Unos ansiaban la Singularidad,
otros agentes chimpancés
Publicar un comentario en la entrada