lunes, 28 de febrero de 2011

Las re-tiradas.

No, no voy a tratar sobre una huida controlada o de como escapar de un combate, de alejarse de nuestros feroces enemigos, yo voy más por ese sentimiento condescendiente de los DJ que nos permiten varias tiradas a la hora de confeccionar un personaje.

Usando varios métodos, tales como varias tandas de tiradas o usar más dados para quedarnos con los mejores,... El caso es la generación de un personaje con unas capacidades cuanto menos excelentes, raro es un jugador con una puntuación, llamémosle, mediocre. Sí, seguro que ahora me saldrá de debajo de las setas gente que dirá: " Pues yo he llevado una vez a uno..." sí, me sé esa historia, pero mi pregunta es (tomad aire): ¿Alguien ha llevado alguna vez un personaje hecho estrictamente ceñido a las normas del mundo en el que se va a mover?, sin ambigüedades ni lamentaciones, sin repetir tiradas, dejando que el puro azar domine la generación de nuestro "héroe". Sería como llevar "gente normal" por el mundo adelante a vivir fantásticas aventuras o, a morir a la primera hostia.
Yo desde luego no, nunca he llevado tal cosa, ni pretendo hacerlo, ni meterme con el método de nadie, tampoco es esa mi intención. Pero ahora que miro el "rol" desde un punto de vista más analítico me he dado cuenta que es algo común a los DJ, un poco de permisividad al principio para empezar bien, con alegría, ese nacimiento de nuestro personaje para, según avancen las jornadas y metiéndonos en materia, irnos adentrando en un mundo de verdaderas dificultades y penalidades.
¿Acaso alguien probó alguna vez, en los primeros tiempos del rol, y dejó una norma no escrita qué nos prohíbe jugar con personajes "reales"?
Publicar un comentario en la entrada