sábado, 5 de febrero de 2011

Mi historia del Rol: Capítulo 1: A Fan was born!

Hola. Empiezo con este una serie de posts (no creo que pasen de 2 o 3 como mucho) en los que voy a escribir mi biografía rolera. Hablaré muy por encima de sucesos que no me han ocurrido a mi, y sobre todo, me centraré en los lugares en los que he vivido, Ferrol principalmente.
Si la acróbata parece que ha salido de la cabalgata de reyes!  
La única intención que tengo con ello es (aparte de la propia complacencia de escribir y recordar) que algunos de vosotros (la mayoría, supongo) que hayáis vivido en otros lugares (o incluso en otros entornos diferentes al mío) comparéis e incluso aportéis vuestras propias experiencias. Tal vez me líe algo hablando de los juegos y cosas así, pero bueno... la lengua se les suelta a los enanos cuando hablan de si mismos...o eso dicen.

Mi primer contacto con este vicio que me consume fue como para muchos con los dibujos animados de Dragones y Mazmorras. Domingo tras domingo seguía con auténtico frenesí las aventuras de aquellos chavales en el fantástico mundo de los monstruos y los orcos, aunque hoy por hoy los vea y se me parecen mucho al equipo A, en el que todos llevan espadas y lanzas pero no muere nadie... La simiente estaba plantada mucho antes, ya que desde pequeño había martirizado a mis primas jugando a caballeros allá en mi aldea (Sober, en la provincia de Lugo) y todo por culpa de las pelis de romanos y la 2ª Guerra mundial a las que me hizo un adicto mi padre y luego a la peli de Ivanhoe, que me marcó con todo el tema de los caballeros, paladines y demás. He de confesar que hasta me hice un fanatico de los cómics de Johan y Pirluit (que salían a veces con los Pitufos) por la única razón de que llevaban espadas al cinto...
Anda que no ha mejorado la C.A. en los Clicks.
Bueno, pero estábamos hablando de Dragones y Mazmorras, la serie animada. Tras eso, pasaron muchos años en los que no recuerdo haberme centrado especialmente en nada que no fueran los clicks de Famóbil (hoy Playmóbil). Evidentemente, los que más me gustaban eran los medievales. xD
Desde muy pequeño, mis padres habían potenciado en mí el hábito de la lectura, desde cómics, libros y lo que fuera, hasta que con el tiempo, comenzaron a caer en mis manos aquellos libros de Elige tu propia aventura. (primero los rojos y azules y luego los de D&D, que he de decir que no me chistaron tanto, la verdad XD) Ahí ya empecé a ver que el tema de la metaliteratura era para mi y que los libros, aparte de ser una parte importantísima de mi vida iban a formar parte de mi mismo. No hace falta que os cuente que devoré todos los libros de ese tipo que cayeron en mis manos, aunque no recuerdo que haya leído más de 7 u 8 (en total). Evidentemente, de chaval lees lo que te cae en las manos, y en mi época (nací en 1973) las bibliotecas estaban llenas de libros, pero la mayoría eran muy serios o muy incomprensibles para un chaval de mi edad.
Aún así, cuando llegué a los 12 años me lancé a la piscina y me puse con lo que conocía de oídas. Me fuí a la biblioteca municipal y me pillé el Tirante el Blanco y después el Amadís de Gaula. Sería por esta época cuando vi la peli de Excálibur de John Boorman y claro... Flipado perdido... Por cierto, por aquella época (más o menos 2-3 años arriba o abajo) había intentado ir al cine (El Capitol, los que sean de Ferrol lo recordarán) a ver Conan el Bárbaro, (cuyos cómics ya los tenía más que releídos) y no me dejaron entrar por pibe...pero bueno, tuve tiempo de llegar al cine Jofre (aquí en Ferrol) y ver el estreno de El Imperio Contraataca...no fué mal la cosa.

Al poco rato, una amiga de mi madre me dejó el Señor de los anillos y eso fue el acabose. Venga a releerlo y releerlo...hasta que al cabo de unos meses me enteré que había más libros escritos por ese señor que me sonaba a malvado de "Dallas" pero con insistencia en la R. Y de ahí...al próximo post! (y al rol propiamente dicho)

Nos veremos en:
Mi historia del Rol. Capítulo 2: Band of Gipsies!

Espero que os haya gustado esta metabiografía xD
Publicar un comentario en la entrada