sábado, 12 de marzo de 2011

Mi historia del Rol: Episodio 2. Band of Gipsies!

Lo habíamos dejado en la primera entrega con el descubrimiento del Señor de los Anillos y demás.
Yo, aunque muy flipado con el tema no llegaba a profundizar en el asunto y la verdad, lo del rol ni me sonaba. Con 14 o 15 años escribí mis dos primeros relatos largos (llamarles novelas sería muy arriesgado) basados en un mundo que era mezcla de la Tierra Media con la edad Hibórea, que ya por aquella época me flipaba mucho.
Pero..¿No parecen los chunguitos en plan macarra? 
Los títulos de las susodichas fueron El enigma del Acero: Las crónicas Nemedias (escrita en una libreta amarilla) e Ylgadrïm. La lucha final. (esta última en la que Sauron volvía al mundo por culpa de una guerra nuclear y los heavies se oponian a él en plan orden de caballería. El mundo volvía a ser como antaño (o sea, como habíamos visto en la primera novela y salían hasta los Manowar.XDDD Si, ya lo sé. Suena a MUY FLIPADO DE LA CABEZA. Pero bueno... Joder, tenía 14 años!!! (no cambié demasiado desde entonces la verdad xDD)
Bueno, volvemos con la historia del rol, que es lo que nos ocupa hoy.
El caso es que un mediodia de viernes acompañaba a un compañero a la salida de clase (Chechu, se llamaba) y me fijé en que llevaba un libro que ponía "La llamada de Cthulhu". Evidentemente, como buen conocedor de Metallica, le pregunté que era aquello... El tio, que debía tener miedo que lo tachasen de friki o algo no me dió una respuesta muy clara. Algo así como: nada, nada que te interese...
Y ahí me quedé yo otros 2 o 3 meses más sin saber que había pasado rozando algo que cambiaría mi vida más adelante. El caso fué que una mañana coincidí en clase de Matemáticas II con Luis, un compañero del instituto que conocía pero que tampoco trataba demasiado hasta ese momento. El profesor que nos daba acostumbraba a ponernos ejercícios y salir a echar un pitillo al pasillo (si, ya llovió desde esos tiempos). El caso es que vi como ese chaval que se sentaba a mi lado estaba dibujando (ya por aquel entonces era un crack dibujando y ahora mucho más) un soberbio hechicero o algo así. El caso es que le pregunté por el dibujo y me contestó que era "un personaje para un juego". Yo, me quedé un poco con cara de duplex a lo que él al verme la cara me preguntó: ¿Tú te has leído el señor de los anillos?- Joder, 38 veces! (en aquella época no serían tantas, pero bueno, debió ser algo así)- Pues esto es para un juego que transcurre en un mundo parecido al del Señor.  ¡Toma! ¡¡¡Y yo sin enterarme de esta movida!!! Bueno, el caso es que palmamos a la siguiente clase y quedamos en la cafetería del instituto con su hermano Manuel (si, si, el Manuel de Metrópolis Cómics) y me comentaron de que iba el rollo este del rol. Evidentemente, estuve que lo flipé hasta el día siguiente por la tarde que quedé con ellos y con otros colegas para jugar mi primera partida.
La tia en tetas y el gigante con su pirolo más grande que el mago...que tiempos!!

Recuerdo que fuera una partida en Cocktails & dreams, un bar que había cerca de mi casa y que tenía un altillo bastante cómodo. La partida fué acojonante y divertidísima (además de que se nos había ido la luz varias veces xD) y transcurriera en RQ en la Isla de los grifos, llevando yo un enano con berserk que me ganó el corazón, la verdad. Ni que decir tiene que en clase particular pasaba las horas muertas mirando para el aire y flipándolo con el nuevo mundo que acababa de descubrir. Al cabo de unos cuantos dias (tal vez 2 o 3) y tras una conversación con Luis que me comentó que había un juego de rol del Señor de los Anillos, allá me fuí yo una mañana de nochebuena a la central librera de Ferrol a ver si tenían el susodicho juego. Me lo compré (por 2995 pts) y cuando me fuí a comprar los dados, los muy cutres no me los vendieron porque me faltaban ¡3 pts! ni 1 ni 2...valía el juego 303 pelas (la verdad es que era un precio bien raro) y solo tenía las 300...pues no me lo vendieron, y eso que acababa de comprarme allí el juego y todo. Por suerte, Luis me dejó un dado d10 verde moco con el que jugamos mis colegas y yo durante casi un año.
Fuerza Delta y su expansión: ¡Qué grande!
A partir de ahí, la cosa fué "in crescendo". Mi peña estaba toda pillada con el tema rolístico (es lo que tiene ser heavy, que esto de las espadas y los dragones lo llevamos en la sangre xD) y los juegos y masters crecieron y se multiplicaron. Runequest, Vikingos, Mutantes en la Sombra, Ragnarok, Universo, Ad&d, Aquelarre, Cthulhu, Star Wars... Cuantas aventuras en aquellos años. No hacíamos otra cosa que jugar y salir de cervezas (y jugar al futbolín, siempre importante). Con especial cariño recuerdo el juego Fuerza Delta (Svengali Fantasy Games: creado por Jorge Barquín) que fué el primer juego de rol de ciencia ficción que recuerdo y al que dedicamos muchas tardes protegiendo la galaxia...la mayoría de las veces de puticlub galáctico en puticlub galáctico como una extraña parodia de la guardia civil que pudiera aparecer en Maki navaja o algo así XD. En el futuro pondré una reseña de este (desconocido para muchos) que marcó el princípio de los juegos de Scify en España y en Español.
La verdad, es que la mayoría de los roleros de mi época (aquí en Ferrol, y por supuesto, hablo de los que conocía) jugábamos en bares. Echábamos un tiempo en uno hasta que los dueños nos echaban y eso que éramos buenos consumidores, la verdad.  Pero bueno, el asunto de los "Asesinatos del Rol" no hizo nada de bien al sector. En Ferrol mismo, tuvimos algún colega que anduvo a piños con gente que lo tachaban de asesino solo por jugar a rol (o una madre que conocemos que quemó todos los manuales de su hijo...y no tenía pocos el chaval!!!) y es normal que los propietarios de los bares nos vieran con malos ojos. Como nos dijeron en una ocasión: ¡Aquí si queréis tomar algo, muy bien, pero a estudiar a casa!!!
Para muchos Magic significó el fin de la edad de oro del rol
De un sitio a otro fuimos jugando en muchos bares: Cocktails, el Ortigueira, el Chino Cudeiro, A nosa Terra, etc... pero de todos los sitios nos echaban, hasta que llegamos al Vikingo.  Allí nos encontrábamos como en casa. Hamburguesas, buenos cafés y sobre todo...rol, rol y más rol. Allí coincidímos muchos grupos de roleros que, como la pólvora, fuimos pasando de boca a oreja que allí se podía jugar y se estaba muy a gusto. Pero bueno, nada dura eternamente y de allí también nos echaron. No hubo malas palabras pero si opiniones encontradas. Realmente, había grupos de chavales que ocupaban una mesa toda la tarde (y aquí hay que decir las cosas como son, muchos eran tutistas de monstruos (o sea jugadores de magic) tomando uno de ellos un café en toda la tarde. Mira que los demás, sobre todo los que estábamos en el club de D10-Nova Cultura hablamos con todo el mundo pidiendo que se consumiera un mínimo...pero nada, había gente que gastaba al mes 30.000 pelas en cartas pero luego no tenía ni para un café. Al final, el dueño prefirió a la clientela de los domingos para el fútbol y los roleros emigramos de nuevo.
Esta vez al Dallas, un bar que algunos ya conocíamos bien y (gracias a que uno de los hijos de los dueños y amigo nuestro: Manuel-que, por cierto está en el staff de este blog- xD) habló positivamente de nuestro vicio-aficción y nos quedamos durante mucho mucho tiempo. De hecho, aún hay gente que tiene allí su cuartel general aunque la gente va creciendo y  cada vez son mas los que prefieren jugar en su casa...además de la cantidad de libros que maneja hoy por hoy un rolero medio, y que una partida de D&D 3.5 en los reinos puede herniar al rolero mejor preparado físicamente.


Bueno, veo que esto va para largo, así que os invito a que os reunáis de nuevo en este vuestro blog en la tercera entrega de Mi Historia del Rol capítulo 3: Good Times, Bad Times!!!

Por cierto, ya podéis encontrarnos en el feisbuk, así que nos vemos por aquí o por allá...
Un saludo y... ¡Qué los dados queden donde caigan!
Publicar un comentario en la entrada